La natación es uno de los deportes más completos que podemos practicar y qué mejor forma de soportar el calor sofocante del verano que zambulléndonos en el agua.  Todos sabemos que el cloro se usa para evitar que en la piscina proliferen bacterias y microorganismos y mantener el pH del agua. Lo que no sabe la mayoría es que, además, también es el causante del llamado “sarro del nadador”, cuando se practica la natación una media de 6-7 horas a la semana o más.

Tal y como explica la Asociación Dental Americana, ADA, el pH de la saliva está, normalmente, en un valor entre 6,5 y 7 mientras que el pH del agua de la piscina está entre 7,2 y 7,6. Esto provoca que las proteínas de la saliva se descompongan rápidamente y se creen depósitos en los dientes del nadador. Depósitos a los que se adhieren las bacterias formando placa bacteriana, que, al mineralizarse, se convierte en sarro.

Si este se acumula y no se elimina puede dar lugar a enfermedades periodontales graves como la gingivitis o la periodontitis. Si observamos sarro en nuestros dientes la única manera de eliminarlo es someterse a un limpieza dental profesional, un procedimiento indoloro y que, en poco tiempo, dejará su boca completamente limpia.

Es muy importante mantener una buena higiene durante el verano, es necesario cepillarse los dientes como mínimo tres veces al día, no descuides esta rutina.

Para pedir una cita con el equipo de profesionales de la Clínica Smile Dental Eurovillas, llámanos al 918 72 51 33. Estamos en Nuevo Baztán, en la avenida Luxemburgo 18, local 30. Te esperamos