La mayoría de personas tienen muelas del juicio -o cordales-, pero hay otras a las que nunca les llegan a crecer.

Aunque casi todo el mundo ha escuchado hablar de las muelas del juicio, no todos saben realmente qué son, cuándo erupcionan y qué problemas pueden generar para el resto de dientes.

Los cordales están muy relacionados con la aparición de dolor, pero no en todos los casos la persona experimenta complicaciones.

Estas muelas son las últimas en erupcionar y, generalmente, comienzan a aparecer entre los 17 y 25 años, aunque depende de cada persona.Es posible que aparezcan en una edad más temprana o tardía, o incluso no llegar a crecer nunca.Además, como no se rigen por una regla exacta, tampoco tienen por qué erupcionar las cuatro.

Por tanto, el número total de dientes que hay en una dentadura adulta variará en función de si cuenta con las muelas del juicio. Una persona adulta que ya haya alcanzado la dentición definitiva y los cuatro cordales tendrá un total de 32 dientes, mientras que si no tiene ninguno su mandíbula estará formada por 28 piezas dentales.

Entonces, si no siguen una pauta de crecimiento estable en todas las personas, ¿por qué seguimos teniendo muelas del juicio?

Los cordales tienen su origen en nuestros antepasados, cuando la raza humana necesitaban unas mandíbulas muy desarrolladas para poder ingerir unos alimentos que requerían mayor masticación.

Por este motivo, contaban con más espacio para albergar los cordales

Sin embargo, a medida que la especie humana fue evolucionando y cambió su dieta, comenzaron a desarrollarse mandíbulas más pequeñas.

Aunque las muelas del juicio se asocian con dolor, hay veces en las que erupcionan sin complicaciones y no presentan problemas para el resto de los dientes

Las muelas del juicio no tienen una misión fundamental en nuestra boca, por ello es habitual extraerlas si presentan o pueden presentar problemas.

Es en estos casos en los que el odontólogo o cirujano maxilofacial debe evaluar la posibilidad de practicar una cirugía para quitarlas.

Cómo saber si me están saliendo las muelas del juicio
Como hemos indicado anteriormente, aunque se produzca la erupción de las muelas del juicio, hay personas que no presentan sintomatología si estas crecen sanas y alineadas. Sin embargo, hay muchos casos en los que los síntomas se presentan en forma de dolor, infección o inflamación.

Esto puede ocurrir porque las cordales no crezcan de manera totalmente vertical, sino que salgan inclinadas o torcidas.También puede darse el caso de que salgan parcialmente si no tienen hueco suficiente.

Problemas derivados de los cordales
La complicación más sintomática de las muelas del juicio es el dolor agudo y persistente en la zona donde está erupcionando. Pero además, pueden dar lugar a otros problemas.

Tanto la falta de espacio como un crecimiento inadecuado pueden comprometer la estructura de la cavidad oral.

Como consecuencia, las muelas del juicio empujan al resto de molares, provocando el desalineamiento de los dientes y daños en las piezas dentales adyacentes.

SI UN CORDAL TE ESTÁ DANDO PROBLEMAS, LLÁMANOS
Si los dientes comienzan a apiñarse, se dificulta sustancialmente la higiene bucodental, pues el sarro y las bacterias se acumulan en lugares donde el cepillo no puede llegar.

Además, los cordales incluidos -aquellos que están completamente metidos en la mandíbula y cubiertos por tejido blando- están muy asociados a la formación de quistes.

¿Cómo es la operación de las muelas del juicio?
Son dos los profesionales encargados de la extracción de una muela del juicio: el odontólogo especializado en cirugía e implantes y un cirujano maxilofacial.

Estos especialistas determinarán, en función del caso, si es necesario quitar algún cordal.

Como hemos comentado anteriormente, al no tener una función específica dentro de nuestra boca, generalmente se extraen únicamente si presenta problemas.

En algunos casos, se toma la decisión de operar las muelas del juicio cuando la persona ya presenta sintomatología.

En otros casos, el profesional se apoya en radiografías para determinar si se debe realizar la intervención de manera preventiva antes de que se produzcan los primeros síntomas.

La cirugía es bastante sencilla, se practica con mucha frecuencia y puede realizarse mediante anestesia local.

No dejes pasar el tiempo, reserva tu cita en el teléfono 918 72 51 33

Una muela del juicio que no erupciona de la forma correcta no solo supone problemas relacionados con el dolor, sino que puede comprometer toda la dentadura.

La duración de la intervención depende del estado y la situación de las muelas, es decir, si han salido de manera completa o parcial, si están afectando a las estructuras de la boca, si hay que extraer una o las cuatro…