El curetaje dental es un tratamiento contra la piorrea que se lleva a cabo por un experto en Periodoncia.

Las enfermedades periodontales (gingivitis y periodontitis) son en la actualidad uno de los problemas bucodentales más frecuentes entre la población de nuestro país.

Así lo constatan los datos dados a conocer por la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), que asegura que 8 de cada 10 personas mayores de 35 años padece gingivitis o periodontitis.

Por eso, la técnica del curetaje resulta muy efectivo para aquellos pacientes cuya afección se encuentra en un estado avanzado.

En este artículo te explicamos en qué consiste el tratamiento y cuándo está indicado.

Diferencias entre la gingivitis y la periodontitis

Antes de explicar los pasos del curetaje, es conveniente repasar las principales características entre las enfermedades de las encías que hemos mencionado: gingivitis y piorrea. 

La gingivitis, de carácter infeccioso, se produce normalmente debido a una limpieza oral deficiente.

Esta falta de higiene diaria -o una mala técnica del cepillado– propicia que los restos de comida queden en los espacios interdentales.

A medida que la placa bacteriana va quedando acumulada en la cavidad bucal se termina solidificando, dando lugar al sarro.

La gingivitis es el estado inicial de la enfermedad y es, por ello, reversible.Es relativamente sencillo identificar esta patología a través de sus principales síntomas: sangrado, inflamación y enrojecimiento del tejido periodontal.

A través de una higiene bucodental profunda, tanto en casa como en la clínica dental, una persona puede volver a tener unas encías sanas

La periodontitis, por otra parte, puede causar daños graves e irreversibles en nuestros dientes y encías.

 

El avance de la piorrea

De no tratar a tiempo la enfermedad periodontal, la infección seguirá avanzando y perjudicando más tejido, provocando la retracción de encías

Esto no solo genera sensibilidad dental, sino que repercute negativamente en la estética dental e, incluso, puede provocar la pérdida de la pieza.

¿Existe alguna solución casera contra la enfermedad periodontal?

Sea cual sea la fase en la que se encuentra la patología, es importante acudir a un especialista en Periodoncia tan pronto como se adviertan los primeros signos.

Si bien la higiene es la mejor prevención contra estos problemas, no existe ningún remedio casero para revertir los efectos de una enfermedad periodontal.

Una vez que ha aparecido la periodontitis, no se puede frenar sin la ayuda de un profesional.

El periodoncista será quien determine el tratamiento más adecuado para recuperar la salud oral.

Es decir, una limpieza dental -en el caso de padecer gingivitis- o un raspado y alisado radicular -si estamos ante una periodontitis-.

¿Qué es un curetaje dental?

El curetaje dental, también conocido como raspado y alisado radicular, es una técnica odontológica que se lleva a cabo en los tratamientos contra la piorrea.

Conforme avanza la enfermedad, el sarro se extiende más allá de la superficie dentaria y se aloja en la parte subgingival: el interior de las encías.

Es entonces cuando se forman las bolsas periodontales, el rasgo clínico que mejor evidencia la presencia de piorrea.

Se trata de surcos que originan las encías separadas y que se agrandan a medida que la enfermedad se desarrolla.

La periodontitis únicamente puede tratarse mediante un curetaje realizado por un especialista en Periodoncia

El tratamiento paso a paso

Existe una creencia generalizada de que el curetaje es, en sí mismo, el tratamiento contra la periodontitis.

Pero lo cierto es que es solamente una parte más del proceso. 

Para que sea efectivo a largo plazo, un raspado radicular debe contemplar una serie de pasos más.

  • Análisis microbiológico que permitan al dentista saber qué bacterias están presentes en la boca de la persona y pautar el antibiótico adecuado.
  • Mediciones con la sonda Florida para comparar los niveles de sarro al inicio y al final del tratamiento.
  • Reevaluación y mantenimientos periódicos que eviten la recidiva.

La técnica del alisado radicular se lleva a cabo con unos instrumentos llamados curetas, que son distintas en función del área a tratar.

Según sea la zona de dientes incisivos, caninos, premolares o molares, el instrumento varía su tamaño, longitud y angulación.

Sin embargo, el procedimiento para realizar el curetaje es el mismo.

El dentista aplica anestesia local para poder acceder a las bolsas periodontales y limpiarlas en profundidad.

Una vez que la zona ha quedado completamente libre de sarro y bacterias, se alisa la raíz del diente.

¿Cuánto tiempo dura un curetaje dental?

Entendiendo curetaje dental como el tratamiento completo, con los pasos que hemos señalado anteriormente, el procedimiento de nuestra clínica se realiza en dos citas. 

En la primera visita, el paciente estará con los doctores un tiempo estimado de dos horas, en las que cuales se realiza el estudio y el propio curetaje en dos cuadrantes de la boca.

La segunda cita se produce varios días y en ella se limpian los otros dos cuadrantes.

Tiene una duración aproximada de una hora y media. 

Para ese momento, el periodoncista ya cuenta con los resultados del análisis microbiológico así que en esa cita recetará al paciente el antibiótico apropiado para su caso.

¿El raspado dental duele?

Como adelantábamos antes, antes de comenzar con el raspado y alisado el profesional aplica anestesia local. Por ello, el paciente no siente dolor durante la intervención.

Eso sí, una vez el efecto de la anestesia ha pasado, es posible que la persona experimente leves molestias, sobre todo cierta sensibilidad dental pasajera durante las horas posteriores.

En términos generales, podemos decir que el curetaje es un procedimiento sencillo que no duele ni presenta complicaciones.

Efectos secundarios del alisado y raspado radicular

Siguiendo con la explicación del apartado anterior, el curetaje es poco invasivo y apenas interfiere en la vida diaria del paciente.

Es por eso que no cuenta con efectos secundarios, más allá de las molestias a las que hemos aludido antes.

No obstante, es habitual que el dentista ofrezca unas recomendaciones que la persona debe seguir:

  • Cepíllate los dientes con suavidad durante el día en el que te han realizado el curetaje dental.Es posible que se produzca sangrado en la zona tratado, pero, irá desapareciendo a medida que disminuya la inflamación propia del procedimiento.
  • Come con normalidad, pero evita los alimentos excesivamente duros y elige aquellos que facilitan la masticación.
  • Si te han recetado medicación para el dolor o las molestias, respeta la frecuencia y la dosis marcada por el dentista.No fumes hasta 48 horas después del tratamiento.
No ignores los síntomas

Aunque la gingivitis sea reversible, es necesario acudir a un especialista que analice tu salud bucal.

¿Cada cuánto tiempo se hacen curetajes dentales?

Tras el tratamiento, el dentista programa mantenimientos periodontales cada 4 u 8 meses, dependiendo de cada caso.

Estas citas sirven para que el profesional haga curetajes selectivos en dientes concretos, si así lo requieren, por la tendencia que tienen a acumular sarro.

Si la persona acude a sus revisiones con regularidad y sigue las indicaciones de su dentista, no será necesario que se someta a un procedimiento periodontal completo.

Diferencias entre curetaje y limpieza dental profesional

Una higiene dental o profilaxis tiene como misión eliminar todo rastro de sarro y bacterias presentes en la boca.

Aunque está indicado en pacientes que hayan desarrollado gingivitis, también se puede hacer en pacientes que cuentan con una correcta salud oral.

Sin embargo, el curetaje únicamente se realiza en pacientes con periodontitis.